Capital social y territorio

image003

Crítica a la teoría de Putman sobre capital social y sobre la segregación socioespacial

El espacio es uno de los lugares donde se afirma y ejerce el poder, y sin duda en la forma más sutil, la de la violencia simbólica como violencia inadvertida.

Pierre Bourdieu

Vivir en ciudades, según la definición de algunos autores contemporáneos,  implica la convivencia entre diferentes en la combinación de flujos de diversa índole: política, económica, social, histórica. Incluso, para otros como Richard Sennett (Sennett: 2001) esta relación entre diferentes puede traducirse en conflicto, que puede ser un catalizador de producción de relaciones sociales en la ciudad a través de las negociaciones producidas por el conflicto.

Entonces, si partimos de esta conceptualización de ciudad en la que hablamos de los múltiples ejes que convergen en ella, es necesario también entender que la diferenciación social[1] es un común denominador en esta construcción y, por tanto, la dificultad para crear relaciones sociales fuertes, según la teoría de Robert Putnam, la cual se desarrollará en los siguientes párrafos, parecería aumentar considerablemente.

Es decir, haciendo un ejercicio de lógica esta nos llevaría a creer que es más complicado construir capital social en este contexto –individual y heterogéneo- que en uno donde los individuos tienen mucho más elementos en común que los ayude a estabilizarse mutuamente porque de ello depende su coexistencia social. Sin embargo, hay varias preguntas que esta suposición dejaría en el aire, pues pese a estos términos la vida en las grandes ciudades, con todo y sus problemas, sigue siendo atractiva para gran parte del mundo. No es información poco representativa decir que, según datos de las Naciones Unidas, actualmente más del 54% de la población mundial habita en ciudades.

Entonces, cabría preguntar si en las sociedad actuales, en términos de su “poco arraigo al espacio” y sus elementos (individuos) de procedencia y cultura distinta son propensos a construir menor capital social.

Capital social. Conceptos e ideas

Para poder entrar en tema de debate es necesario abordar el concepto de capital social y, de esta forma, construir o describir las características de algunas formas de relaciones sociales en el entorno urbano que se divisa diferente a comunidades pequeñas y cerradas relacionado más al ámbito rural.

Para Robert Putnam, sociólogo y politólogo estadounidense, el capital social son “las características de la organización social, tales como las redes, las normas y la confianza, que facilitan la coordinación y la cooperación para un beneficio mutuo” (Putnam, 1995: 67). Cabe resaltar aquí la importancia que cede Putnam a la normatividad que entrará en relación con el término  asociación al cual le dará también bastante peso pues lo considera un elemento vertebral para la construcción de capital social y la cohesión de la comunidad, este elemento será repetitivo en sus textos, quizá podríamos asegurar que su conceptualización proviene de Tocqueville a quien cita para abordar su interés por la asociación cívica y su relación con la democracia:

“Cuando Tocqueville ha permanecido en Estados Unidos durante los años 1830, le ha llamado la atención la propensión de los norteamericanos por la asociación cívica como factor clave de capacidad sin precedentes para hacer funcionar una democracia” (Putnam, 1995: 65)

Pese a todo es necesario aclarar que la conceptualización diseñada por Putnam tiene vistas a describir la sociología presentada en las comunidades estadounidenses que son constituidas por  características muy específicas y que difieren abundantemente de las formas de socialización en América Latina.

En Estados Unidos la migración de Europa a este territorio en donde no hubo mezcla racial hubo de suponer una unidad concreta entre las agrupaciones de cada  población migratoria, es así que autores como Park (1925), de la Escuela Ecológica de Chicago, describen el funcionamiento de las relaciones sociales en el Chicago de inicios del siglo XX en relación con la procedencia racial de cada grupo social y cómo estos se asocian entre sí para formar frentes de defensa o ayuda mutua. Esta forma de relación social es quizá como lo que llamó la atención de Tocqueville que describe Putnam sobre la asociación social.

Sin embargo, este fenómeno para América Latina se constituye diferente, primero para los países que la conquista trajo consigo una combinación étnica lo que dio lugar a nuevas formas de interacción, distinta pero no tan distante de lo que se producía con los grupos originarios, así es casi imposible hacer coincidir la descripción de Tacqueville introducida a través de Putnam sobre la asociación y el capital social.

Por su parte, Pierre Bourdieu, cuando vehiculiza el concepto de capital social lo hace como un referente más de formas de capitalización de las interacciones humanas. Para este autor existen tres formas de capital que se entrelazan y coexisten: capital económico, el social y el cultural. Sobre el social Bourdieu refiere  lo siguiente:

“el agregado de los recursos potenciales que están ligados a la posesión de una red durable de relaciones de conocimiento y reconocimiento mutuos más o menos institucionalizados. En otras palabras ser miembro de un grupo proporciona a cada uno de sus miembros todo el soporte del capital poseído colectivamente; una “credencial” que los titula par el crédito, en los varios sentidos de la palabra. (Bourdieu: 1986)

Es posible darnos cuenta que para Bourdieu el concepto de capital social no tiene un carácter valorativo como positivo o negativo, sino es algo que simplemente forma parte del orden social, es decir que existe. Este punto de vista difiere de lo que vimos con Putnam sobre su posicionamiento referente a la importancia de capital social incluso para la construcción, refiere  a Tocqueville, de democracia.

Es decir, mientras que para Putnam el capital social deviene a una construcción más sólida y mejor organizada, para Bourdieu simplemente es una forma más de relación social que puede constituirse a través de otras y puede ayudar al individuo, pero no necesariamente a la sociedad.

Territorio y capital social

Ahora bien, intentando entrar en debate, sobre las formas de interacción y capitalización de lo social en entornos urbanos vamos a tratar de vehiculizar el concepto hacia la territorialización del capital. Entiendiendo por ello las formas de emplazamiento de grupos en relación a la cercanía de mejores oportunidades: de trabajo, consumo de amenidades y de relaciones con otros.

Quizá, en este aspecto, Bourdieu detalló de forma más o menos profunda la relación entre el capital social y el territorio en su texto Efectos del lugar, Bordieu (1999) expresa que existe una relación intrínseca entre el espacio social y el espacio físico:

La capacidad de dominar el espacio, en especial apropiándose (material o simbólicamente) de los bienes escasos (públicos o privados) que se distribuyen en él, depende del capital que se tiene. Éste permite mantener a distancia a las personas y las cosas indeseables, al mismo tiempo que acercarse a las personas y las cosas deseables […] la proximidad en el espacio físico permite que la proximidad en el espacio social produzca todos sus efectos al facilitar o favorecer la acumulación de capital social. (Bourdieu: 1999)

Esta definición, sin dar vistas formales o ejemplos sobre el fenómeno, expresa la forma de la producción de segregación socioespacial, en donde un grupo con la capacidad de acceder y dominar un espacio privilegiado, que a su vez lo ayuda a acumular capital, segrega y limita la experiencia de otro grupo vulnerable y sometido al primero a establecerse en un espacio con menor capacidad de producción de capital social.

Un ejemplo de estas formas de ocupación del territorio y de su relación con el capital social es posible hacerlo con las formas de discurso para describir ciertas zonas de una ciudad determinada, Bourdieu hace una diferenciación sobre espacio físico y espacio social, en donde el segundo en una suerte de construcción social imaginada influye en el primero (Bourdieu: 2010). El impacto de estos discursos tiene como resultado continuar con esquemas ya existentes sobre la ciudad y que se traducen en limitantes para la obtención de trabajo o de relaciones sociales distintas por lo que constituye una fórmula en donde disminuye la posibilidad de construcción de capital social para quienes son discriminados por el lugar que habitan y favorece por tanto a la segregación. Habitar o no habitar en una zona limita o acrecienta la capacidad de un individuo o un grupo social de producir u obtener capital social.

Conclusión

La vida en las ciudades es distinta a la vida comunitaria en entornos más o menos cerrados, donde la forma de capital social se replica muy parecidamente a lo abordado por Putnam y la coordinación y la cooperación de beneficio mutuo es una constante. Es decir, que es posible ver de forma tangible cómo suceden estas relaciones recíprocas en el que un tipo de relación tiene como respuesta un tipo de beneficio, por ejemplo, ofrecerle un favor al carpintero del pueblo. Esto es resultado del conocimiento fuerte y profundo que mantienen estos grupos, donde la mayoría de sus individuos se conocen entre sí y reconocen sus orígenes.

Algo que no visualizó Putman, pese a lo contemporáneo de su tesis sobre el capital social, es que la vida en las ciudades es bastante más compleja pues sus individuos provienen de contextos diversos y tienen formas de vida distintas entre sí, lo que hace que la interacción social se dé a través de fenómenos variados más allá de relaciones de interés recíproco comunitario.

Este tipo de relaciones favorecen la creación de lazos más débiles pero necesariamente más numerosos que los lleven a capitalizar mejor su tipo de interacciones sociales con el resto.

De esta forma tenemos que algunos tipos de relaciones con personas e incluso con instituciones, las cuales pueden o no ser formales como las que refiere Putnam, favorecen al individuo y a su entorno social.

En este punto es posible hablar de la importancia del espacio, para Bourdieu, la relación entre capital social y espacio es fundamental. Esto lo describe en “Los efectos del lugar”. Si bien en comunidades sociales de baja densidad poblacional el emplazamiento de los individuos es importante, en las ciudades es, quizá, el elemento más importante para un individuo o un grupo de ellos. Pues su emplazamiento en el entorno urbano tiene impactos muy decisivos sobre las relaciones sociales que podrán establecer y están enmarcadas también en status que reivindican o legitiman formas de poder. (Bourdieu: 1999)

Así, no es posible hablar del compromiso cívico del que Putman hace énfasis, sino de formas necesarias de apropiación del espacio en donde algunas formas tienen que ver con necesidades de territorio (zonas periféricas con asentamientos irregulares) y en otra con ejercicio del poder (zonas ubicadas con amplia variedad de amenidades y cercanía de otros sectores);  ninguna de estas dos formas de apropiación tiene que ver con un compromiso cívico sino formas en las que se puede construir capital social y constituyen, muchas veces, formas de segregación socioespacial.

Bibliografía:

  • Putnam, R. (1995). “Bowling alone: America’s Friedan, B declining social capital”. Journal of Democracy, The Feminine Mystique. New York: Norton, 1963. vol.6, n°1.
  • Sennett, Richard (2001), Vida urbana e identidad personal. Los usos del desorden, Península, Barcelona.
  • Park, Robert (1925). “La ciudad: sugerencias para la investigación del comportamiento humano en el medio urbano”, en La ciudad y otros ensayos de ecología urbana, pp. 49-83. Barcelona: Ediciones del Serbal.
  • Bourdieu, Pierre. (1986), “The forms of capital”. En Richardson, J. (Ed.) Handbook of Theory and Research for the Sociology of Education. New York, Greenwood 1986.
  • Bourdieu, Pierre (2010), “Efectos del lugar” en Bourdieu, P. La miseria del mundo. Buenos Aires: Fondo de Cultura
  • Económica.

[1] Entendiendo social como todos aquellos aspectos culturales que constituyen la vida en comunidad y que son elementos relevantes para las formas de interacción: la religión, la raza, la procedencia, el estatus, etc.

Rosalba González Loyde / @LaManchaGris_

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s