Mota y la ignorancia sobre las palabras

feminism

El tema del feminismo provoca que algunos se retuerzan en el asiento frente a sus escritorios, pues creen que hay una sobreexposición del tema, porque es algo ya superado y/o porque irrumpe en la agenda social para imponerse sobre otros tópicos que, según algunos, “sí” son relevantes.

Pero, vamos a poner algunas cosas sobre la mesa. La brecha salarial entre hombres y mujeres en México aumentó en la última década y según datos del INEGI respecto al nivel de ingresos por género (ver tabla abajo), los hombres obtienen mejores salarios que nosotras. Todavía hay una baja participación de mujeres en cargos gerenciales (el reciente nombramiento para Google México y Nissan México nos da vistas de un cambio en las perspectivas, pero no que el problema ha sido resuelto). La estereotipación de profesiones de hombres y de mujeres (vea el caso de las mujeres en el periodismo deportivo). La violencia doméstica. La ola de feminicidios en el Estado de México. La violencia verbal en la calle… ¡No, la defensa por la igualdad de las mujeres en todo ámbito no es un tema superado!, y es por ello que es tan delicado cuando buscamos palabras para nombrar, representar y apropiarnos del mundo en que vivimos en torno a este tema.

Nivel de ingresos, México, 2016. Fuente: INEGI.

Hace dos días Carlos Mota, periodista, publicó una serie de encuestas en Twitter sobre el feminismo en México que calentaron los ánimos en la red social. Mota, respondió muchos de los comentarios -incluyendo unos míos-, para luego escribir otra columna y nombrarnos feministas intolerantes.

Pero retrocedamos un poco. Mota publicó una serie de encuestas relacionadas con algo que él entiende como feminismo (abajo pueden ver una selección de estas preguntas), la molestia para muchos parece obvia, pero no para el columnista de El Financiero. ¿Qué es lo que no comprende Mota?

El problema principal no está solo en la interpretación del feminismo de Mota, sino en la ignorancia sistemática que expone en las encuestas, las respuestas a quienes lo increparon y su columna de hoy (no voy a ahondar que fue este mismo periodista quien se declaró en contra de la Iniciativa 3 de 3 con argumentos poco informados).

Mota debería saber muy bien cómo es que se construyen, difunden e interpretan los mensajes (verbales o no). Su formación debió incluir un apartado sobre el discurso y la importancia de su construcción y difusión en ciertos contextos, tanto en forma como en contenido. Debiera saber, también, que su posición de líder de opinión valoriza de una manera distinta sus mensajes y que por tanto, su responsabilidad con la construcción de estos es mayor.

Es así que errores como el del tuit sobre la identificación de género de algunos países, como “la” Argentina o “el” Perú son reprobables. Es posible que en sus clases de lenguaje no haya puesto atención en el tema del género gramatical, y que haya obviado que este difiere mucho del género biológico por lo que el tuit-encuesta, sin contexto, no sirve para nada.

Sobre el machismo. Nadie está acusando a Mota de machista, sino a su discurso y, en realidad, a su discurso como periodista. El periodismo refiere a una representación de la realidad, como tal, es una construcción que ayuda a moldear y dirigir la percepción de los otros. La clásica máxima de un tipo de periodismo “si no sale en los medios no pasó” es un buen ejemplo de ello. Entonces la construcción de las preguntas de Mota refiere a su idea de una realidad en que hay un problema en torno al posicionamiento del movimiento feminista respecto a la forma de vestir, de cortejar a las mujeres (¿?) y de su educación.

Tuitear no es inocente, Trump nos ha dado buenas lecciones sobre eso. Mota, el gremio de los periodistas, los personajes públicos y líderes de opinión somos los primeros que debemos darle valor a nuestras emisiones. Somos responsables de nuestros mensajes y debemos darle importancia e estos. La libertad de expresión aquí no está en juego, sino el de la ética periodística y el de una visión crítica sobre la labor de nuestro gremio en estos contextos. No hay inocencia en el discurso, sino ignorancia.

PD: Mota, necesitas algunas lecturas sobre teoría de género y feminismo porque no, feminismo y machismo no son antónimos como expones en tu columna de hoy:

Llama la atención que las palabras ‘machismo’ y ‘feminismo’ generen reacciones tan distintas en la sociedad. En redes sociales muchas mujeres se describen orgullosamente a sí mismas como feministas, y presumen ese carácter. No obstante, que un hombre se describiera a sí mismo como machista en su perfil de red social generaría descalificación y rechazo mayúsculo. Ambas actitudes, sin embargo, van siendo igualmente reprobables, si asumimos que implican la supremacía de un género sobre el otro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s